sábado, 21 de julio de 2012

Desertificación


Los avances en la tecnología espacial y las tecnologías de información y comu-nicación han permitido monitorear desde hace 30 años los cambios que ocurren en la atmósfera y su relación con la actividad solar. Gracias a ello, y a los satélites en órbita alrededor de la Tierra, se observó que en 2011 el Sol ha presentado una gran actividad. Dichos satélites detec-taron llamaradas solares de "tipo X" (el más poderoso tipo de llamaradas de ra-yos X). Para saber más acerca de este tema visita: http://ciencia.nasa.gov/cien-cias-especiales/14apr_thewatched pot/
Desertificación, estragos en el planeta tierra, pérdida de vida



Se define a la desertificación corno la degradación de tierras áridas, semiáridas y zonas subhúmedas secas y es provocada principalmente por cambios climáticos y actividades humanas como el cultivo, el pastoreo, la deforestación y la falta de agua. La desertificación se debe al proceso de pérdida de la vegetación y nutrientes de los suelos. A consecuencia de ello, diversas regiones del planeta han adquirido carac-terísticas similares a las de un desierto o zona árida. Como se mencionó ante- . riormente, este proceso es cau-sado por las variadas actividades que lleva a cabo el ser humano como la tala inmoderada, la con-taminación del suelo, la mala planeación urbana y el pastoreo, que se materializa en la degrada-ción de los suelos y su pérdida de humedad. En consecuencia, han des-aparecido tanto especies vegetales como especies del sub-suelo (microorganismos que son importantes para el reci-claje de nutrientes).






La desertificación es la degradación de las tierras áridas, semiáridas y zonas subhúmedas secas. Causado principalmente por variaciones climáticas Y actividades humanas tales como el cultivo y el pastoreo excesivo, la deforestación y la falta de riego. La desertificación no se refiere a la expansión de los desiertos existentes. Sucede porque los ecosistemas de las tierras áridas, que cubren una tercera parte del total de la tierra, es extremadamente vulnerable a la sobreexplotación y a un uso inapropiado de la tierra.
Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la desertificación amenaza a la cuarta parte del planeta, afecta directamente a más de 250 millones de personas y pone en peligro los medios de vida de más de 1 000 millones de habitantes de más de 100 países al reducir la productividad de las toerras destinadas a la agricultura y la ganadería. Estas personas incluyen muchas de los países más pobres, los más marginados y los ciudadanos políticamente más débiles. Aunque la desertificación puede ser provocada por las sequías, en general su causa principal es la actividad humana: el cultivo y el pastoreo exceivos, la deforestación y la falta de riego.

Desertificación extrema
Desertificación extrema

Convención contra la desertificación
Un tratado de las Naciones Unidas, la Convención Internacional de lucha contra la desertificación en los países afectados por sequía grave o desertificación, en particular en Africa (1994), se ocupa de este problema. La Convención, en la que son parte 186 países, establece el marco para todas las actividades encaminadas a combatir la desertificación y se centra en el aumento de la productividad del suelo, su rehabilitación y la conservación y reordenación de las tierras y recursos hídricos. Asimismo insiste en la participación popular y en la creación de un "entorno propicio" que ayude a la población local a valerse de sus propios medios para remediar la degradación del suelo. También incluye criterios para que los países afectados preparen programas nacionales de acción y asigna una función sin precedentes a las ONGs en la formulación y ejecución de esos programas.
Esta Convención tiene como objetivo principal el promover una acción efectiva a través programas locales innovadores y cooperación internacional de apoyo, estableciendo las pautas para luchar contra la desertificación y mitigar los efectos de la sequía en los países afectados por sequía grave o desertificación, en particular en África, a través del mejoramiento de la productividad del suelo, su rehabilitación y la conservación y ordenación de los recursos de las tierras y los recursos hídricos, en el marco de un enfoque integrado acorde con el Programa 21, para contribuir al logro del desarrollo sostenible en las zonas afectadas.
También enfatiza la participación popular y la creación de condiciones que ayuden a la población local a evitar la degradación de los suelos de forma autosuficiente. Por otro lado, asigna a las organizaciones no gubernamentales una función sin precedente en la preparación y ejecución de programas para evitar la desertificación.
La Convención reconoce que la batalla para proteger las tierras áridas será muy larga, ya que las causas de la desertificación son muchas y complejas, por lo que se tendrán que hacer cambios reales y difíciles, tanto a nivel internacional como local.

Labor de otros organismos de las Naciones Unidas
Varios organismos de las Naciones Unidas prestan asistencia en la lucha contra la desertifiación. Un programa especial del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) ha movilizado 400 millones de dólare, más otros 350 millones de cofinanciación, para ejecutar proyectos en 25 países africanos amenazados por la desertificación.
El Banco Mundial organiza y financia programas destinados a proteger las frágiles tierras áridas y aumentar su productividad agrícola de manera sostenible.
La FAO reconoce que un elemento esencial para la seguridad alimentaria es la protección del medio ambiente que provea los recursos naturales necesarios para la producción alimentaria. Por lo tanto, el desarrollo rural y la agricultura sostenible en tierras áridas implican combatir la desertificación. Así, la FAO promueve el desarrollo agrícola sostenible mediante una amplia gama de actividades de asistencia práctica a los gobiernos.
El PNUMA respalda los programas de acción regionales, la evaluación de datos, el fomento de la capacidad y la sensibilización de la opinión pública sobre este problema.
El PNUD financia diversas actividades a través del Centro para el Desarrollo de las Zonas Áridas, con sede en Nairobi, que ayuda a elaborar políticas, presta asesoramiento técnico y apoya programas de control de la desertificación y gestión de las tierras áridas. Además, el PNUD está a la cabeza de las acciones de las Naciones Unidas encaminadas a fomentar la capacidad nacional para un desarrollo sostenible desde el punto de vista del medio ambiente, promoviendo las mejoras prácticas en todo el mundo y apoyando las acciones de efectos catalíticos.