martes, 31 de julio de 2012

Morfología Macroscópica


Cuando los microorganismos crecen sobre medios sólidos crean colonias de células en principio provenientes de un individuo originario. Las características físicas de las colonias son de gran ayuda en la identificación. Cada microorganismo crece de manera diferente formando colonias de distinto color, forma, tamaño, textura, olor, brillo, etc. Existen colonias más o menos elevadas, con bordes enteros, estrellados, deflecados, y un largo etc. El tiempo de incubación necesario para que aparezcan las colonias también puede tener valor en la identificación.
Las características de las colonias tampoco ofrecen un diagnóstico por si solas, pero dirigen los esfuerzos hacia un grupo más o menos amplio de microorganismos. Hay colonias muy características, casi exclusivas de determinadas bacterias. Es el caso de las especies de Proteus, que se extiende ampliamente por la placa formando un velo muy característico.
Otro aspecto muy importante en el diagnóstico fenotípico es la capacidad de hemólisis de algunos microorganismos. Cuando crecen en medios de cultivo con sangre algunas bacterias rompen hematíes. Es una característica taxonómica importante en la clasificación bacteriana. Algunas bacterias lisan completamente los hematíes formando halos claros alrededor de las colonias. Es la hemólisis completa o ß-hemólisis. Otros microorganismos rompen los glóbulos rojos sólo parcialmente. Son los a-hemolíticos, y forman halos traslúcidos alrededor de las colonias. Las bacterias que no lisan eritrocitos son no hemolíticas (?-hemolíticos).
La morfología micro y macroscópica unida a las características de crecimiento ofrecen casi siempre una identificación preliminar de cada aislamiento. No obstante son necesarias más pruebas que confirmen , o que en su caso establezcan definitivamente el nombre de cada cepa. Se utilizan para ello los requerimientos nutricionales, las enzimas del metabolismo y la resistencia antibiótica.