martes, 23 de octubre de 2012

El guepardo (Fotos HD)



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada. El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada. 

La maravillosa belleza, gracia y potencia del guepardo disimula su vulnerabilidad a la extinción. De acuerdo con los fósiles grabados, la primera aparición de estos animales ocurrió hace 7 millones de años y pronto se convirtieron en excelentes predadores de las praderas. Según los análisis genéticos, el guepardo moderno posee poca variabilidad genética. Los genetistas estiman que hace aproximadamente 10 000 años alguna catástrofe provocó la casi des-aparición de los guepardos.
El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada. Este "cuello de botella" poblacional usualmente produce individuos poco saludables y la incapacidad de la población para adaptarse al cambio. 

El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada. El cuello de botella produce individuos poco saludables debido al entrecruzamiento sin mezcla, en el cual los apareamientos ocurren entre familiares cercanos, sobre todo en las poblaciones pequeñas donde existen pocos miembros del sexo opuesto entre los cuales elegir. La única pareja disponible es un hermano o hermana, un tío o una tía, primos o hasta los padres. Este tipo de apareamiento tiende a ser estéril o a producir descendencia débil. Los guepardos modernos pueden sufrir los efectos de este fenómeno del pasado; son susceptibles a las enfermedades, los machos producen esperma defectuoso que no puede fertilizar óvulos; muchos cachorros nacen muertos y los vivos tienden a ser enfermizos.
El segundo efecto de este obstáculo es la incapacidad de la población para adaptarse al cambio, debido a la insuficiente variabilidad genética sobre la cual puede actuar la selección natural. Cuando la mayoría de la población es eliminada, la mayoría de sus alelos desaparecen. Aun si la población crece nuevamente, no puede recuperar su variabilidad genética por un tiempo prolongado. Tomaría millones de años acumular (por mutaciones) la variedad de aleles que se tuvieron antes de ocurrir el cuello de botella poblacional. 

Hoy, todos los guepardos poseen casi los mismos genes. Parece poco probable que puedan evolucionar lo suficiente-mente rápido para mantenerse con los cambios de su ambiente, en particular los cambios rápidos producidos por las actividades humanas. Sólo 20000 de estos magníficos animales existen hoy. El guepardo puede extinguirse pronto. 



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.





El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.

El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.



El guepardo es el animal más rápido que existe. Puede acelerar a 110 kilómetros por hora en menos tiempo que un auto deportivo. El cuerpo del guepardo está constituido para la velocidad: sus pulmones y su corazón son enormes para llevar mayor cantidad de oxígeno a los músculos activos; sus garras son largas y curvas para clavarse en la tierra, generando tracción; los músculos de sus patas están organizados de modo que pocas con-tracciones generen grandes cantidades de movimientos de las patas; sus patas, largas y delgadas, y su espalda flexible permiten al animal cubrir más de 6 metros (20 pies) en una zancada.