martes, 30 de octubre de 2012

Homeostasis




Alguna vez has escalado una montaña, o caminado largo rato por una zona semidesértica?, ¿qué cambios has observado en tu organismo en cada caso? Cuando un ser vivo se enfrenta a condiciones ambientales adversas o a un ejercicio extenuante, realiza acciones para mantener su sistema en equilibrio, sin que se alteren las condiciones para que las reacciones químicas puedan proceder de manera normal. Así, nuestro cuerpo mantiene siempre una temperatura de 36°-37°C, un mismo nivel de oxígeno en la sangre, la cantidad - de glucosa necesaria en el plasma y el volumen adecuado de agua en todo el organismo. Estos son mecanismos homeostáticos, que están controlados principalmente por el sistema nervioso y las hormonas. El término homeostasis proviene de los vocablos horneo, constante, y homeostasis, estabilidad, y se aplica a la capacidad que tienen los seres vivos de mantener sus condiciones internas constantes y en un estado óptimo, a pesar de los cambios en las condiciones ambientales en que se encuentren. 



Todas las células de nuestro cuerpo están bañadas por líquido que las rodea, un medio interno que generalmente se mantiene en condiciones constantes de pH, temperatura, concentración de iones, nutrientes y volumen de agua, independien-temente de lo que suceda en el organismo en su totalidad. Los sistemas homeostá-ticos del cuerpo como el excretor, el respiratorio, el endocrino y el nervioso mantie-nen esas condiciones, y tienen mecanismos perfectamente entrelazados para lograr la regulación de las funciones del organismo. Algunos ejemplos de procesos de homeostasis que vivimos a diario son los sguientes:  

  • La frecuencia respiratoria que se acelera cuando hace falta más oxígeno. 
  • La frecuencia cardiaca que aumenta cuando se efectúa un gasto energético. 
  • La liberación de sudor como sistema de enfriamiento. 
  • La sed después de sudar para recuperar el agua perdida. 
  • La coagulación de la sangre cuando nos hacemos una herida. 
  • La variación del diámetro de la pupila al variar la intensidad luminosa. 
  • El control en el volumen de orina que sc excreta para eliminar sólo el exceso de agua del cuerpo. 
Cuando la homeostasis se rompe, es decir, cuando no se mantiene el equilibrio en los niveles de electrolitos de la sangre o en la temperatura corporal, se puede pro-ducir una alteración que conduzca a una enfermedad, y si el desequilibrio es muy severo se puede producir la muerte, de ahí la importancia de que todos los sistemas del cuerpo trabajen en armonía.

Mecanismos homeostáticos