domingo, 21 de octubre de 2012

La Osteoporosis




Diferencia de los Huesos sin y con OsteoporosisLa osteoporosis es una enfermedad en la cual disminuye la cantidad de minerales en el hueso, perdiendo fuerza la parte de hueso trabecular y reduciéndose la zona cortical por un defecto en la absorción del calcio, lo que los vuelve quebradizos y susceptibles de fracturas y de microfracturas, así como anemia y ceguera.

La densidad mineral de los huesos se establece mediante la densitometría ósea.



Esta afección se produce sobre todo en mujeres, amenorreicas o post-menopaúsicas debido a la disminución del número de estrógenos y otras carencias hormonales.

La deficiencia de calcio y vitamina D por malnutrición, así como el consumo de tabaco, alcohol, cafeína y la vida sedentaria incrementan el riesgo de padecer osteoporosis; la posibilidad de aparición en bulimaréxicas es elevada.

La práctica de ejercicios y un aporte extra de calcio antes de la menopausia favorecen el mantenimiento óseo. En ciertos casos, se pueden administrar parches hormonales, aunque siempre bajo estricto control ginecológico.
A la osteoporosis se la conoce como la enfermedad silenciosa. A esta enfermedad, que afecta en mayor medida a las mujeres, se la ha apodado de silenciosa porque invade poco a poco el esqueleto sin dar ninguna señal de aviso. Hasta que de pronto, y siempre en una edad ya madura, éste hace «crac» de forma inesperada y se rompe por sitios tan graves como la cadera o la columna vertebral. “Es osteoporosis¨, dice el médico.
La osteoporosis se trata de una enfermedad en la que el hueso se vuelve más poroso y por tanto más frágil. En esta web te contamos por qué aparece y cuales son los tipos fundamentales de osteoporosis ya que conocerla bien es empezar a prevenirla.

Es cierto que todos los órganos, tejidos y partes de nuestro cuerpo merecen que les dediquemos la atención necesaria e intentemos preservar su buena salud. Pero, en el caso de los huesos, el cuidado debe ser especial, ya que el esqueleto es lo que nos sostiene en pie cada día y permite que nos movamos.

Además, hay que tener en cuenta que los huesos estan formados por una materia que a partir de la tercera década de la vida empieza a perderse (pierde densidad y va haciéndose esponjosa). Como consecuencia de esto, los huesos se vuelven más frágiles y quebradizos, resistiendo peor la carga y los golpes, corriendo el riesgo de romperse con mayor facilidad.

Este problema es lo que se conoce con el nombre de osteoporosis, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo (la gran mayoría mujeres) y cuya incidencia va en aumento progresivo como consecuencia del envejecimiento de la población y del aumento de esperanza de vida. Por ello, el mejor remedio en la osteoporosis es la prevención, es decir, preparar nuestros huesos para esos años.
La osteoporosis es una enfermedad de los huesos que consiste en la pérdida excesiva de calcio y otros componentes que forman la masa ósea. Al no existir el calcio suficiente, el hueso se vuelve frágil, con el riesgo de romperse fácilmente y si bien algunas roturas no son cosa seria, otras pueden llevar a la persona a la invalidez.
Los individuos que se incluyen en los denominados "grupos de riesgo", es decir, aquellos que más probabilidades tienen de sufrir de osteoporosis, son: las mujeres (entre un 20 y un 25 por ciento de ellas la padecen después de la menopausia); las personas mayores (con la edad, la pérdida de materia ósea es más veloz y la regeneración del hueso, más lenta), los faltos de calcio (no incluyen en su alimentación productos como el yogur, la leche, los quesos, las verduras y el pescado ) y las personas que permanecen inactivas (el ejercicio es el mejor estimulante para el hueso). Por último, se sabe que la herencia también juega un papel muy importante en esta enfermedad.

Si bien la edad de riesgo mayor de padecer osteoporosis comienza a partir de la menopausia, la osteoporosis puede comenzar a dar indicios con anterioridad. Por eso, se recomienda tener bajo control los niveles de calcio, ya que no se trata solamente de consumirlo en forma natural, sino de comprobar que el organismo lo procese en la forma debida. De lo contrario, la consulta médica determinará si es necesario tomar suplementos.