domingo, 21 de octubre de 2012

Los genes que causan la Osteoporosis

La Osteoporosis es una patología con una base genética poligénica, es decir, causada por múltiples genes. Uno de los retos de la lucha contra la enfermedad consiste en identificar cuáles son estos genes que marcan la predisposición a sufrirla. Ahora, un equipo científico ha identificado una nueva variación -un polimorfismo del DNA- en los genes de susceptibilidad de la osteoporosis.

Este descubrimiento añade una nueva pieza en el complejo mapa genético de la enfermedad, y lo publica la revista Bone en un artículo firmado por los investigadores Daniel Grinberg y Susana Balcells del Departamento de Genética de la Universidad de Barcelona y otros expertos del Hospital del Mar (IMAS)-IMIM (URFOA: Unidad de investigación en fisiopatología ósea y articular).

Los polimorfismos, pequeñas variaciones en la secuencia genética del DNA, determinan la base del riesgo indivigual para desarrollar la enfermedad. En el estudio, los expertos han identificado un polimorfismo del gen CYP19A1, que codifica para la proteína Citocromo P450 aromatasa. Esta proteína transforma hormonas sexuales -en concreoto, andrógenos en estrógenos- en los tejidos periféricos (fuera del aparato reproductor).

Los estrógenos sintetizados fuera del ovario tienen un papel protector antes las fracturas óseas y son decisivos para determinar la densidad mineral ósea (BMD) en mujeres postmenopaúsicas, y por lo tanto, en el inicio de la osteoporosis. En el caso de esta enfermedad, la densidad mineral ósea (BMD) es uno de los principales predictores de fractura osteoporótica. El nuevo polimorfismo, conocido com Aro1 (rs4775936), ha sido localizado en el área del promotor del gen CYP19A1.

La osteoporosis se conoce también como "la enfermedad silenciosa". Provoca una pérdida de densidad mineral ósea, y está ligada al riesgo de sufrir fracturas (traumatismo del fèmur, aplastamiento vertebral, etc.). Afecta del 30 al 50% de las mujeres en edad postmenopáusica: una de cada cinco mujeres de más de 45 años y cuatro de cada diez de más de 75 años.

Es una enfermedad claramente poligénica, pero está también influída por factores ambientales (dieta, fármacos, etc). Ahora, con el estudio publicado en la revista Bone, se abren nuevas perspectivas en el futuro para el diseño de nuevos métodos de predicción de riesgo de osteoporosis en la población y para establecer protocolos médicos y terapeúticos en función del perfil genético de los afectados.

El equipo investigador participa también en el proyecto GENOMOS (Genetic Markers for osteoporosis) de la Comisión Europea. GENOMOS, iniciado en el año 2003, es una de las plataformas más ambiciosas en esta modalidad de investigación genética. Está coordinado desde la Universidad de Rotterdam (Holanda) y los únicos equipos científicos del país que participan son los de la UB y del Hospital del Mar-IMIM (grupo liderado de los profesores Adolfo Díez y Xavier Nogués).

La colaboración científica se completa con equipos de la University of Aberdeen Medical School, University of Cambridge y Oxagen Ltd (Reino Unido), Universita?degli Studi di Firenze (Italia), Aarhus Universtiy Hospital (Dinamarca), University of Antwerp, (Bélgica), University of Ioannina (Grecia).

A la noticia publicada en la revista Bone, el equipo de la UB y del Hospital del Mar-IMIM suman también otros descubrimientos científicos en el campo de las bases genéticas de la osteoporosis: los polimorfismos en el gen ESR1 (JAMA, 2004), que explican la diferente susceptibilidad de los individuos a las fracturas, y los polimorfismos PCOL1 y el PCOL2 (Journal of Bone and Mineral Research, 2002) en el área del promotor del gen COL1A1, relacionado con la síntesis del colágeno, un componente básico de los tendones, cartílago y la matriz orgánica de los huesos.