domingo, 9 de septiembre de 2012

Teoría Simbiótica



La teoría simbiótica de la evolución postula que hay tres organelos de la célula eucariota moderna que corresponden a los remanentes de células procariotas que en un pasado remoto se fusionaron formando una endosimbiosis con otras células; mitocondrias, cloroplastos y los flagelos, los cuales ahora aparecen simplificados. Esta estrecha asociación entre especies ha sido, según Lynn Margulis afirmó en 1971, el origen de las células eucariotas actuales. En otras palabras, hace entre 800 y 500 millones de años o quizá 2000, durante el periodo proterozoico, una célula engulló a otra sin digerirla y se benefició de esta situación, formando la célula eucariota que hoy conocemos. Uno de los casos fue el de la mitocondria, la cual, según esta teoría, debió ser una bacteria aerobia que se unió a una anaerobia dándole la capacidad a esta de funcionar con el oxígeno atmosférico y generando un nuevo individuo de una nueva especie. Igualmente, un organismo semejante a las espiroquetas se asoció con esta nueva célula dándole un mecanismo de movilidad que posteriormente se transformó en los flagelos. Los cloroplastos, según propuso Andreas Schimper en 1893, tienen capacidad fotosintética debido a que quizá proceden de cianobacterias (aún existentes y fotosintéticas), Ivan Wallin y Kostantin S. Mereschovky presentaron hipótesis que afirmaban que una fusión entre bacterias diferentes originó la célula eucariota actual. Trabajos como estos y los de Paul Portier, sirvieron como apoyo a Margulis.
Un elemento posiblemente a favor es el que las mitocondrias y cloroplastos contengan ADN circular bicatenario propio y su semejanza con las bacterias tanto de tamaño como de estructura y composición. Otra cosa a favor es la hipótesis del hidrógeno, sugerida por William Martin y Miklós Müller en 1998, en la que se explica cómo “una archaea metanógena que utilizaba hidrógeno y dióxido de carbono, produciendo metano, y una bacteria anaerobia facultativa… comenzaron una relación simbiótica basada en la dependencia de hidrógeno del huésped…”
Una explicación diferente de cómo surgieron mitocondrias y cloroplastos dice que todo inició con una compartimentación en el interior de las células. Una pregunta pone en duda la teoría simbiótica; ¿por qué se produjo la simbiosis en aquel momento (proterozoico) y no en otro?
Bibliografía: