domingo, 14 de octubre de 2012

biorremediación: La insulina



La biorremediación es el proceso por el cual son utilizados microorganismos para limpiar un sitio contaminado. Los microorganismos que se utilizan pueden ser levaduras, hongos o bacterias, los cuales degradan una gran cantidad de sustancias tóxicas, reduciendo su carácter nocivo, y de esta manera favorecen la preservación del medio ambiente y de la salud humana. La biorremediación se utiliza para degradar algunos contaminantes específicos, como los pesticidas dora-dos, que son degradados por bacterias; o bien para los derrames de petróleo, para los cuales se puede recurrir a la adición de fertilizantes para facilitar la descomposición de este contaminante por medio de bacterias. Si bien no todos los tipos de contaminación pueden ser controlados por la biorremediación.
 ésta resulta muy eficiente en el tratamiento de aguas en algunos tipos de industrias, o en los derrames de gasolina de difícil acceso que puedan contaminar aguas subterráneas. 
La ventaja del uso de este tipo de sistemas es que bien utilizados no producen efectos adversos, ya que apenas generan cambios físicos en el medio y son más baratos que otras técnicas de anticontaminación. El conocimiento de la genética, iniciado hace poco más de un siglo con Mendel, ha tenido un avance vertiginoso en los últimos años. Hemos pasado de la observación a la manipulación, de los conocimientos básicos a los aplicados, y la ingeniería genética se ha convertido en provee-dora de cientos de productos que revoluciona-ron la medicina, la agricultura, la ganadería y la industria, aunque también ha generado fuertes controversias acerca de su utilización. Todos estos avances son el resultado del conocimiento de los genes, que comenzó desde que Wat-son y Crick descubrieron la estructura del ADN. 
El estudio de la biología molecular y en especial del funcionamiento de los genes ha ido llevando a los investigadores a descubrir la forma en que éstos se pueden modificar o insertar en otro organismo para fines diversos. Así ha surgido la ingeniería genética, una nueva ciencia que desarrolla técnicas para cortar genes, modificarlos, insertarlos y lograr que se expresen dentro de otro organismo. A toda esta tecnología se le ha llamado tecnología del ADN recombinante o biotecnología. Productos de ella han sido las plantas y los animales transgénicos y un gran número de medicamentos y pruebas de diag-nóstico que se utilizan en la medicina. La tecnología del ADN recombinante nació a partir del descubrimiento hecho por el mi-crobiólogo suizo Werner Arber, en 1965, de las enzimas de restricción, las cuales tienen la peculia-ridad de cortar el ADN en segmentos específicos. De acuerdo a la forma en que se realiza el corte, las enzimas se pueden clasificar en: 
  • Enzimas que generan "extremos romos" (parejos). 
  • Enzimas que generan "extremos pegajosos" (disparejos). Estos extremos "colgantes" de cadena simple pueden pegarse con otros ex-tremos de cadena simple que tengan la se-cuencia complementaria.


La insulina, que hemos mencionado en este ejemplo, se empezó a producir por la ingeniería genética en 1972 y es consumida desde 1982 por miles de personas diabéticas en el mundo. Las aplicaciones de estos procedi-mientos son muy variadas y cada día aparecen más, las cuales han sido fa-vorables para el desarrollo de nuevos medicamentos. Así se han obtenido muchos productos de gran utilidad para el ser humano, aunque algunos han generado controversias que revi-saremos más adelante.