viernes, 26 de octubre de 2012

La solución Anorexia y Bulimia




 El término anorexia proviene del latín y quiere decir sin apetito, y el adjetivo nervosa expresa su origen psicológico.
Sin embargo, no es cierto que los jóvenes anoréxicos no sientan hambre, al contrario, la reprimen por el pavor que tienen a la obesidad. Rechazan en forma contundente el mantener un peso corporal por encima de os valores mínimos aceptables para una determinada edad y talla. 
 El término anorexia proviene del latín y quiere decir sin apetito, y el adjetivo nervosa expresa su origen psicológico.  Sin embargo, no es cierto que los jóvenes anoréxicos no sientan hambre, al contrario, la reprimen por el pavor que tienen a la obesidad. Rechazan en forma contundente el mantener un peso corporal por encima de os valores mínimos aceptables para una determinada edad y talla. "El miedo que experimentan hacia la obesidad os Meya hasta la inanición y la pérdida progresiva de peso. Y b más grave es que no tienen conciencia de su enfermedad", señala a nutrióloga Marcela Palma del Instituto Nacional de la Nutrición "Salvador Zubirán" INN) Las personas anoréxicas llegan a perder por lo menos 15% de su peso corporal, y en casos extremos hasta 60%, b que puede ocasionar la muerte. O trastorno tiene diversas caras y, según Palma, puede clasificarse en las etapas primaria y secundaria.
En la etapa primaria sólo se tiene un miedo intenso a subir de peso y ésta se caracteriza por dos tipos de padecimientos: la anorexia nemosa restrictiva y la bulimarexia. En O primera se utiliza el ayuno y la disminución exagerada de la ingestión de alimentos para controlar el peso sin utilizar el vómito o los laxantes como medidas de control. 

En la bulimarexia se combinan periodos de ayuno con periodos de ingestión compulsivo y des-pués se provoca el vómito, y se aplican purgas y enemas para controlar el peso. En la etapa secundaria, la anorexia nervosa es consecuencia de alguna enfermedad psiquiátrica como la esquizofrenia o la depresión; en esos casos la anorexia se debe a una interpretación falsa de la alimentación y no a la búsqueda de pérdida de peso. Por lo que respecta a la cantidad de casos de anorexia, se da más en los países sajones que en las sociedades orientales. En Latinoamérica, y específicamente en México, los estudios estadísticos y epidemiológicos son muy pocos; carecemos de información suficiente sobre la incidencia de los trastornos de la conducta alimentaria, aunque en la actualidad diversos grupos investigan este fenómeno.

El infierno de la bulimia La palabra bulimia proviene del griego y significa "hambre de buey". General-, mente se presenta entre los 18 y 28 años de edad. Al igual que la anorexia, 95% de los pacientes bulímicos son mujeres. Según Marcela Palma, "este trastorno se caracteriza por la ingestión rápida de gran cantidad de alimentos; la culpabilidad provocada por el abuso al comer, y la autoinducción al vómito; la utilización en forma indiscriminada
de laxantes y diuréticos, y el ejercicio excesivo, debido a que estos jóvenes tienen pavor a subir de peso. 

También es característico que durante mucho tiempo ellos nieguen estas conductas".
Según datos del INN, en muchos países la frecuencia de la bulimia es mayor que la de la anorexia nervosa, pero en México tampoco se tienen cifras sobre la incidencia de este trastorno debido a que, aun cuando se han aplicado cuestionarios entre la población de riesgo, se esconden los síntomas.
Los jóvenes que padecen anorexia o bulimia requieren de un tratamiento integral en el que deben participar un equipo de especialistas, como nutriólogos, psicoanalistas y médicos o endocrinólogos, además de la familia. La participación de ésta es fundamental, ya que los aspectos familiares son muchas veces la causa de estos trastornos, sumando a esto una imposición social de cuáles deben ser los estándares de belleza, sobre todo para las mujeres.
Si algún joven sospecha que puede padecer este tipo de problemas debe recurrir a alguna instancia de salud, pública o privada, y evitar a tiempo el infierno que hacen vivir la anorexia nerviosa y la bulimia