martes, 30 de octubre de 2012

Sistema reproductor femenino



En la mujer, los óvulos crecen y se desarrollan dentro de los ovarios. Éstos producen estrógenos y progesterona, hormonas muy importantes en el proceso reproductivo. La ovogénesis —producción de óvulos— empieza antes del nacimiento, por lo que, al nacer, una niña ya tiene todos sus óvulos aunque éstos no estén todavía completamente maduros. En la pubertad, entre 9 y 16 años, se inicia la maduración y liberación de óvulos. Cada mes, un óvulo, que se encuentra envuelto en un folículo, madura y es expulsado del ovario. La liberación de un óvulo se llama ovulación. Por unos cuantos momentos el óvulo que ha sido liberado se encuentra en la cavidad abdominal, pero es rápidamente llevado por los cilios de las trompas de Falopio hacia el interior de este órgano. Es allí donde el óvulo puede ser fecundado. En caso de ser fecundado, el cigoto formado avanzará por las trompas hasta llegar al útero, donde se implanta. Si no es fecundado, el óvulo avanza también, pero de-genera y es eliminado. El útero tiene una capa interna de tejido altamente vascularizado llamado endometrio. Cuando llega a implantarse el óvulo fecundado, el endometrio actúa como un nido que lo protege. 

Es en el endometrio donde se desarrollará posteriormente la placenta. La vagina tiene una doble función: actúa como vía de entrada que recibe el pene y el semen que éste deposita, y como canal del parto en el momento del nacimiento. Los órganos genitales externos en la mujer se conocen en conjunto como vulva. Ésta comprende los labios mayores, labios menores, clítoris y glándulas de Bartholin. Los labios mayores y menores son pliegues de la piel que se encuentran rodeando la vagina; mientras que el clítoris es un órgano eréctil muy sensitivo. 


Las glándulas de Bartholin secretan un líquido que tiene el propósito de lubricar los órganos durante el curso de una relación sexual. En las mujeres en edad fértil, aproximadamente de los 15 a los 50 años, se lleva a cabo el ciclo menstrual, en el que las hormonas provenientes de la hipófisis —LH y FSH— interactúan con los ovarios en la producción de estrógenos y progesterona, dando por resultado la formación del endometrio, la maduración del folículo y la liberación del óvulo. Esto sucede una vez cada 28 días aproximadamente. En caso de no llevarse a cabo la fecundación, el endometrio degenera y es eliminado en la menstruación. La ovulación se lleva a cabo más o menos a la mitad del tiempo entre una menstruación y otra, alrededor del día 14 del ciclo.